Collagen Bamboo Glucosamine

Collagen Bamboo Glucosamine

$29.99

El suplemento natural Collagène Bambou Glucosamine ha sido creado especialmente para responder a las necesidades de personas a partir de los 40 años que son activas y quieren retardar los efectos de la edad sobre las articulaciones, la salud del cartílago y los huesos. Constituido a partir de una fuente importante de colágeno de tipo II, este producto ayuda a fomentar la síntesis de las células cartilaginosas, suavizar las articulaciones y mitigar los dolores. Permite retrasar la aparición de la artrosis y la degradación del cartílago. Es reconocido por contar con propiedades antiinflamatorias.

Cantidad :
SKU: 826890020122 Categoría:

Información Adicional

Colágeno de tipo II

El colágeno de tipo II es la proteína estructural más abundante en el cartílago.

La eficacia medicinal del cartílago proviene de la cantidad de colágeno de tipo II que contiene. Sabemos que el cartílago se compone de cuatro o cinco tipos diferentes de colágeno. Existen en realidad 14 variedades, pero el más importante, extendido y terapéutico es el colágeno de tipo II. El colágeno de tipo II, que se extrae del cartílago del esternón de pollos de 6 a 8 semanas de edad, contiene la mayor concentración de proteoglicanos antiinflamatorios que soportan las articulaciones.

El colágeno de tipo II también contiene un antioxidante recientemente descubierto llamado CMGP (cartilage matrix glycoprotein, glicoproteína de la matriz del cartílago) que ayuda a reducir la oxidación en las articulaciones. Además de este nuevo antioxidante, el colágeno tipo II contiene otros ingredientes activos que, lo hacen más eficaz que la glucosamina y la condroitina utilizadas solas.

Es muy importante comprender que solo el colágeno de tipo II que se extrae del cartílago del esternón de pollos tiene esta eficacia. Esto se debe a que contiene la mayor concentración de proteoglicanos protectores de las articulaciones.

El colágeno de tipo II resiste a las enzimas que digieren las proteínas del cartílago, favorece la síntesis de nuevas células del cartílago y de los proteoglicanos, mejora la producción de lubricante en las articulaciones, protege la superficie del cartílago contra la oxidación, es un potente antiinflamatorio y actúa como regulador del dolor.

Bambú

El nudo del bambú se criotritura (se tritura a -196 °C) para obtener un contenido del 85 % de sílice orgánica. Se trata de la mayor concentración en el mercado. La sílice es uno de los principales componentes del colágeno y estimula su síntesis en los huesos y las articulaciones.

La sílice orgánica contenida en el bambú otorga más flexibilidad y mayor movilidad a las articulaciones (como muñecas, caderas, rodillas, columna lumbar y cervical), y alivia los dolores articulares estimulando la reconstrucción celular.

La sílice orgánica es antiinflamatoria; acelera el proceso de cicatrización; dinamiza, protege y regenera el conjunto de las células del cuerpo; es un “antidolor” cuya acción suele ser perceptible al cabo de unos minutos.

Glucosamina

La glucosamina ayuda a realizar la síntesis de los cartílagos aumentando componentes clave como los glicosaminoglicanos y favoreciendo la incorporación de azufre en los cartílagos.

La glucosamina tiene varios efectos que permiten contrarrestar la aparición de la artrosis: retrasa la degradación de los cartílagos, estimula la fabricación de las células que los componen y tiene un efecto antiinflamatorio. Consulte el documento de nuestro especialista en artritis y artrosis para comprender los diferentes mecanismos de estas patologías y la función que desempeña cada uno de los cuatro productos Herb-e-Concept sobre estos mecanismos.

Collagen Bambou Glucosamine está destinado a clientes a partir de los 40 años que permanecen activos y quieren retardar los efectos de la edad sobre las articulaciones, la salud del cartílago y los huesos.

Para una combinación óptima, se recomienda utilizarlo con calcio de coral.
Ayuda a mitigar los dolores articulares asociados a la artrosis.
Ayuda a proteger contra el deterioro del cartílago.
Contribuye al mantenimiento de la salud del cartílago y de las articulaciones sanas.
Ayuda al desarrollo y mantenimiento de huesos, cartílago, dientes y encías.
Ayuda a la formación de tejido conectivo. Favorece la cicatrización de las heridas.
Ayuda a mantenerse saludable.

El cartílago articular se compone de una matriz extracelular densa (MEC) con una distribución escasa de células altamente especializadas, llamadas condrocitos. La MEC incluye principalmente proteoglicanos y colágenos de tipo II, minerales inorgánicos (incluso calcio y silicio) y agua. El cartílago adulto normal tiene una estructura de red porosa uniforme, que se forma en tres etapas:

  1. Síntesis de los componentes principales de la matriz cartilaginosa. Los condrocitos utilizan los nutrientes suministrados por el líquido sinovial para sintetizar los colágenos (principalmente colágenos de tipo II) y el proteoglicano.
  2. Construcción de la estructura matricial del cartílago. Las fibras de colágeno están constituidas por moléculas de colágeno de tipo II que forman una red denominada red de colágeno, luego los proteoglicanos de tipo gelatina que retienen firmemente el agua y los minerales inorgánicos enredados con la estructura de la red de colágeno (ver la figura 1).
  3. Construcción de la estructura cartilaginosa. Los condrocitos están poco dispersos en la matriz extracelular y forman una estructura en red porosa característica. Con esta estructura, el cartílago del cuerpo humano es duro, flexible y elástico. El movimiento flexible y libre de las articulaciones se beneficia de las funciones de antipresión, amortiguación, lubricación y absorción de los impactos del cartílago (ver la figura 2,3).

Existe una interacción benigna entre los condrocitos y la matriz cartilaginosa. La matriz cartilaginosa ancla y suministra nutrientes a los condrocitos, cuya función principal es mantener el equilibrio de la composición y descomposición de los componentes de la matriz cartilaginosa. Los condrocitos pueden secretar diversas enzimas que degradan la matriz para disminuir la matriz antigua y dañada, mientras que el cartílago puede absorber los nutrientes suministrados por la matriz cartilaginosa y sintetizar una nueva para completar la matriz degradada mediante reacciones bioquímicas complejas. El equilibrio entre la síntesis de una nueva matriz y la descomposición de la antigua permite que la estructura del cartílago articular permanezca intacta.

Patogenia de la artrosis. La carrera, el salto de obstáculos y otras actividades cotidianas en adultos jóvenes provocan el deterioro y el desgaste de la matriz cartilaginosa. En esta etapa, los condrocitos reparan la matriz gastada acelerando la síntesis de la nueva matriz y reconstruyendo la estructura normal de la matriz cartilaginosa. Pero en caso de envejecimiento (más de 30 años), obesidad, ejercicio excesivo, trabajo pesado, lesiones o falta de nutrición del cartílago, los condrocitos ya no son capaces de compensar completamente la pérdida de fibras de colágeno de tipo II y proteoglicanos, incluso con mayores niveles de síntesis. Así, las fibras de colágeno y los proteoglicanos se rompen, se produce una pérdida mineral continua y el cartílago comienza a fisurarse, descamarse y deteriorarse; luego los diferentes síntomas de la artrosis se suceden progresivamente. Los condrocitos ya no son capaces de compensar totalmente la pérdida de fibras de colágeno de tipo II y de proteoglicanos, incluso a mayor velocidad de síntesis.

Prevención eficaz y tratamiento de la osteoartrosis. La nutrición y la estimulación por condrocitos para la síntesis de una nueva matriz cartilaginosa deberían constituir un medio eficaz para corregir la osteoartropatía. Entonces, ¿cuáles son los nutrientes esenciales para el cartílago y las articulaciones? Para obtener la respuesta, analicemos detalladamente las composiciones y estructuras de la matriz cartilaginosa. La matriz de cartílago es una red porosa compuesta por colágeno y proteoglicanos. El componente principal de la red de colágeno es el colágeno de tipo II. Los proteoglicanos están compuestos por glicosaminoglicanos y proteínas. Existen principalmente tres tipos de glicosaminoglicanos: queratosulfato, sulfato de condroitina y ácido hialurónico. Un proteoglicano presenta una estructura con varios pinceles. El ácido hialurónico y una serie de pequeños cepillos forman respectivamente el tallo y las cerdas del cepillo grande. El árbol del cepillo de botella pequeño (es decir, el monómero proteoglicano) se compone de una proteína central. La queratina forma la parte delantera del vello de la pequeña escobilla y el sulfato de condroitina forma la parte trasera. Con los conocimientos mencionados anteriormente, los científicos realizaron numerosos estudios clínicos y concluyeron que los principales nutrientes alimentarios para nutrir el cartílago son el colágeno hidrolizado de tipo II, la glucosamina, el MSM (metilsulfonilmetano), el sulfato de condroitina, el calcio, el silicio y la vitamina C. La llamamos nutrición dietética para alimentar los condroprotectores del cartílago.

Estos nutrientes pueden utilizarse para sintetizar los componentes correspondientes de la matriz cartilaginosa, que pueden ayudar a reconstruir la estructura completa de la matriz del cartílago por los condrocitos (ver la tabla 1). La correspondencia entre complemento alimentario, matriz cartilaginosa y estructura matricial del cartílago. La artrosis se produce cuando el cartílago que amortigua los huesos de las articulaciones se deteriora progresivamente. Además de la degradación del cartílago, la artrosis afecta a toda la articulación. Provoca cambios en el hueso y deterioro de los tejidos conjuntivos que mantienen la articulación y fijan el músculo al hueso. La artrosis es una enfermedad degenerativa que empeora con el tiempo y que a menudo provoca dolor crónico e inflamación de la mucosa articular. En el tratamiento no quirúrgico, los objetivos principales son la reducción del dolor y la mejora de la función.

Los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son los agentes más recetados para el control del dolor y la inflamación, pero se centran principalmente en el tratamiento de los síntomas del dolor, no permiten regenerar la estructura del cartílago. De la bibliografía científica se desprende claramente que los AINE procedentes de estudios in vitro e in vivo en animales y seres humanos tienen un efecto significativamente negativo sobre la matriz del cartílago, lo que provoca una aceleración del deterioro del cartílago articular en las articulaciones artrósicas. Además, aumentan el riesgo de hemorragia gastrointestinal y de acontecimientos vasculares adversos.

Los condroprotectores tratan la causa de la artrosis; no solo alivian el dolor, sino que también ayudan a reparar y regenerar la estructura del cartílago, retrasan igualmente la degeneración del cartílago y reducen la aparición de reacciones adversas a nivel gastrointestinal en comparación con los AINE. A largo plazo, y a diferencia de los AINE, presentan un perfil de seguridad excelente, con tan pocos efectos secundarios como el placebo.

¿Cómo elegir nuestros productos?

  1. Arthri Concept y el calcio de coral (y el silicio Bam-bü) se recomiendan para las personas mayores y los pacientes.
  2. Utilice glucosamina de bambú con colágeno y calcio de coral para las necesidades de mantenimiento (a partir de 40 años).
  • Sulfato de glucosamina 500 mg (2-Amino-2-deoxy-D-glucosa sulfato, Glucosamine Sulfate Potassium Chloride).
  • Colágeno de tipo II hidrolizado 100 mg (Gallus Gallus Cartillage).
  • Silicio 28 mg (Bambusa vulgaris, planta completa).
  • Ácido ascórbico 2 mg (Vitamina C) (Para 1 cápsula).